Volver a saludar en Francia

Si vuelves a cruzarte con un colega al que ya saludaste a tu llegada, ¿qué harás? Los hispanohablantes, según sus costumbres, tienden a recuperar un «¡Buenos días!». Sin embargo, esto es incorrecto: «Buenos días» sólo se puede decir una vez en el día. ¡Un francés estará desconcertadosi le dices buenos días cada vez que lo veas!

En tal situación, los anglófonos, siguiendo sus costumbres, se cruzan con su colega sin una palabra ni una mirada: esto herirá al francés: «¿Por qué es tan frío y qué ha sucedido desde esta mañana en que me saludó calurosamente?»

¿Qué hay que hacer entonces? En Francia, tu colega buscará tu mirada; cuando se ha establecido el contacto visual, cada uno esboza una sonrisa mientras asiente ligeramente con la cabeza. Nadie se detiene, nada se verbaliza, este «contacto» es muy breve y es inútil exagerar tu sonrisa. Se trata simplemente de decirle al otro que lo hemos reconocido.

Sucede, sin embargo, que los franceses, en tal ocasión, se lanzan un «Rebonjour! ». «Re- » es el prefijo que expresa la repetición: recommencer, rejouer, etc. La fórmula es sin embargo coloquial y su modo más bien humorístico (la sonrisa que la acompaña es más franca que si eliges el contacto visual para volver a saludar a una persona). Algunos se contentan solamente con un «Re!», pero es aún más coloquial. «¡Rebonsoir! » también es posible. Por último, este saludo no es exclusivamente oral y podrás utilizarlo en tus mails (siempre con personas de las que eres cercano).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , ,

Negocios en francés en África Occidental

Muchos países de África Occidental hablan francés y allí podrás hacer negocios en este idioma. Tendrás que adaptarte a la cultura local y es fundamental integrar adecuadamente estas diferencias interculturales.

En principio, los africanos son, en general, mucho más formalistas que los franceses -¡no olvides que estos últimos ya son más formalistas que los mediterráneos! Si un francés tolera fácilmente un enfoque informal, no es tanto el caso de un africano. Este formalismo se refleja en el lenguaje: el estilo es más « escrito » o incluso libresco. Así, en el discurso, la supresión de la primera negación « ne » es menos frecuente: « Je ne pense pas que cela soit important » en lugar de « Je pense pas que cela soit important »; se descarta el estilo coloquial y el argot.

Este formalismo también se refleja en el código de vestimenta, que es más estricto. En general, cualquier ausencia de formalismo se interpreta como una falta de respeto. Las sociedades africanas están extremadamente jerarquizadas y más bien asocian edad y competencia.

A diferencia de los franceses, los africanos recurren a la comunicación indirecta e implícita. Un « sí »no siempre es una garantía de apoyo ni necesariamente una garantía del inicio de la aplicación de una directiva. Asimismo, no es habitual manifestar abiertamente el desacuerdo. A veces es necesario decodificar bien el mensaje: algunos problemas, incluso los graves, se pueden comunicar con medias palabras y una sonrisa, lo que puede generar confusión para algunos occidentales.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

Frecuencia de los conectores lógicos en francés

Même si, pourtant, du coup, quand même, donc, certes, orlos francófonos siembran, de una forma natural, sus conversaciones con un número impresionante de conectores lógicos. Otras lenguas eligen omitirlos claramente o al menos no hacen tal uso, que puede parecer abusivo. Quizás esto es todavía una herencia del pensamiento de Descartes, cuya frase más célebre, como por casualidad, es “Je pense, donc je suis”.

Todos los argumentos de un razonamiento se encadenan los unos con los otros por una relación de causa y efecto, de oposición, de concesión, de finalidad. Para los francófonos, expresar casi sistemáticamente todas estas relaciones por un conector obliga al locutor a un pensamiento metódico y permite al oyenteseguir mejor el razonamiento del otro.

Ciertos conectores permiten anunciar con antelación el camino seguido por su pensamiento y crean expectativas en el oyente. Es, por ejemplo, el caso de certes, que requiere 3 etapas:

  1. Certes + anuncio de una afirmación
  2. Mais + objeción a esta afirmación
  3. Donc + consecuencia de esta objeción

Empezando una frase por certes, anunciáis automáticamente las etapas 2 y 3: vuestro interlocutor querrá saber necesariamente dónde queréis llegar. Con un francófono, intentad utilizar certes omitiendo las dos últimas etapas.  Inmediatamente veréis la cara de sorpresa mezclada de incomprensión de vuestro interlocutor: ¡espera la continuación de vuestro razonamiento!

Cuanto más el discurso se define como demostrativo y formal (presentación de proyectos, análisis de resultados, etc.), más los conectores son proporcionalmente numerosos. Saber utilizar bien los conectores mejorará sensiblemente vuestra comunicación con los francófonos.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

Interculturalidad: el peso del sistema educativo

Para conocer mejor las características culturales e interactivas de una comunidad, es absolutamente indispensable conocer el sistema educativo y los valores que transmite indirectamente. De hecho, es el sistema educativo el que determina en gran medida la relación de los individuos con la autoridad, el modo de comunicación, las actitudes en público o la percepciónde uno mismo. Este desconocimiento es el origen de muchos malentendidos interculturales y, sin embargo: ¿quién se toma el tiempo para interesarse realmente en ello?

¿Cuáles son las características del sistema educativo francés? Resumiendo muy brevemente, se podría decir que en Francia la educación tiene dos objetivos:

  • Desarrollar la independencia y la autonomía de cada persona
  • Saber exponer sus ideas personales y poder defenderlas frente a la contradicción

La primera observación que se impone es que el trabajo en equipo, saber cooperar con el otro, negociar objetivos y medios, no es un objetivo prioritario del sistema educativo francés. La segunda es que un francés tenderá a seguir instrucciones, incluso órdenes, sólo si las entiende y las comparte. El impacto de estas particularidades en la vida profesional es evidente: la autonomía, luego el espíritu de equipo, la Razón y luego la jerarquía.

¡Deberás tenerlo en cuenta cuando tengas que colaborar con franceses si quieres que esto salga lo mejor posible!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

En Francia, ¿cómo agradecer un servicio?

La propina es una suma de dinero que se paga a una persona en agradecimiento de un servicio o la calidad del mismo: en un principio, como la palabra misma indica perfectamente, era una bebida que se ofrecía en agradecimiento por un servicio prestado o el dinero para pagar esta bebida. En muchos países, esta práctica se traduce con la misma expresión: en Alemania, pourboire se dice trinkgeld, literalmente, “dinero para beber”, como la palabra portuguesa gorjeta . En general, hemos olvidado que en español la propina proviene de una antigua costumbre que consistía en beber medio vaso después de haber brindado a la salud de alguien y luego ofrecerle el final del vaso.

Pero en los restaurantes franceses, desde hace tiempo, los precios incluyen impuestos y servicios (alrededor del 15 % del precio total). Es por eso que los franceses en general no dejan propina o muy poca. Si usted viaja a Francia, no se sienta molesto por no dejar nada –obviamente, si usted está muy satisfecho con el servicio, no hay nada que se oponga a ello. Sin embargo, en algunas situaciones, aún es costumbre dejar una propina. En el teatro, a veces un tablón indica claramente que la empleada está remunerada con las propinas (de lo contrario, no deis nada: la empleada está asalariada). Siempre se puede redondear hasta el euro superior en los taxis y con los repartidores.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

Una tradición francesa en Navidad: el aguinaldo

Si os encontráis en Francia durante el mes de diciembre, no os sorprendáis al ver al cartero o a un bombero vestido de uniforme llamar a vuestra puerta. En esta época del año, se acostumbra a dar el aguinaldo a algunas profesiones que trabajan para la comunidad. Basureros, carteros y bomberos van de casa en casa para ofrecer calendarios para el próximo año. Estos calendarios rápidamente son olvidados en un cajón o detrás de una puerta, de tan horribles y cursis que son: fotos de gatitos en fondo rosa, retrato del suboficial de los bomberos delante de la caserna, etc.

Si bien cada uno es libre de comprar o no el calendario propuesto, la mayoría de la gente se doblega ante la tradición. Se trata de una forma, para estos empleados poco remunerados, de tener un complemento al sueldo para el final del año. En cuanto a los conserjes, los propietarios les suelen dejar un sobre en el que han dejado un talón o algunos billetes.

La pregunta que atormenta a muchos franceses en esta época es: ¿cuánto dar? El precio de compra del calendario es, en efecto, a discreción de cada uno. La respuesta es simple: de acuerdo con vuestros medios económicos.

Todos los oficios que trabajan para la comunidad no se benefician de esta tradición. Hace algunos años, un canal de televisión había organizado, con cámara oculta, la venta a domicilio, por parte de policías uniformados, de calendarios: ¡en general, no fueron bien recibidos por la población!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

Cómo los franceses expresan su satisfacción

Ya hemos visto que los franceses a menudo prefieren expresarse mediante la negación: dicen quizás más a menudo « Il ne fait pas chaud » («No hace calor») que « Il fait froid » («Hace frío»). A veces se llega a ciertas frases un poco sorprendentes: algo frecuente y habitual se convierte en algo que « n’est pas rare » («no es inusual»); en lugar de decir simplemente: « C’est vrai ! »  («¡Es verdad!»), muchos franceses prefieren decir « C’est pas faux ! » («¡No es falso!»); y cuando algo es objeto de consenso, se dice que ello « ne suscite guère de polémique» («no suscita apenas controversia!»)!

Sin embargo, esta forma de expresarse también puede herir al interlocutor cuando traduce una evaluación o un sentimiento. Responder « Pourquoi pas ? » («¿Por qué no?») a una propuesta no parece mostrar gran entusiasmo; sin embargo, es la forma más habitual de responder

Pero, ¿qué decir del « C’est pas mal ! » («¡No está mal!»), utilizado a diestro y siniestro? Pues bien, ¡es la forma francesa más frecuente de evaluar positivamente y expresar su satisfacción! Un cliente que responde « C’est pas mal ! » parece poco o nada satisfecho: en realidad ¡a menudo no hay ningún problema! (de hecho, dependerá mucho de la prosodia utilizada y, en particular, de la entonación).

Entonces, ¿por qué evaluarlo así? Los franceses parecen tener en mente que existe una perfección a partir de la cual miden cada cosa: y ésta, por definición, se encuentra alejada de esta perfección. Es un poco como la historia del vaso medio lleno: ¡los franceses parecen siempre ver un vaso medio vacío !

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

El tuteo en el trabajo

Durante mucho tiempo reservado a la esfera familiar o íntima (ver nuestro post), el «tú» se democratiza, incluso en el trabajo. Por tanto, el tuteo ya no se considera una grosería (antes, tutear a una persona imprudentemente te exponía a la réplica fulminante: « On n’a pas élevé les cochons ensemble ! », es decir: «¡No hemos criado a los cerdos juntos!»).

En algunas empresas, el sociólogo Baptiste Coulmont habla incluso de «cultura del tuteo», ya que esta generalización, lejos de ser una opción, se convierte poco a poco en el modo habitual de comunicación.

¿Cuáles son las razones de esta tendencia? La voluntad de difuminar las diferencias jerárquicas parece la principal. El uso del «tú» da también una imagen más moderna y relajada de la empresa: parece que las start-up han adoptado el futbolín y el tenis de mesa al mismo tiempo que el tuteo!

Ciertamente, algunos sectores, en particular la administración pública, presentan signos de resistencia a la emergencia del «tú». Pero, sobre todo, como explica Alex Alber de la Universidad de Tours, «se trata, ante todo, de una práctica de hombres y ejecutivos del sector privado. Sólo una de cada diez mujeres tutea a su jefe. Sin embargo, este es el caso de siete de cada diez hombres». Lejos de indicar realmente alguna proximidad, el tuteo parece ser más bien un sutil marcador social. Un(a) empleado(a) preferirá, en principio, tratar de usted a su superior. La generalización del «tú» no es, por tanto, tan sistemática como parece…

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , , ,

El enfoque teórico de los franceses

La demostración teórica siempre prevalece para los franceses. Es poco probable que intenten poner en práctica un proyecto que no haya sido conceptualizado a priori. La consecuencia es que les cuesta entender que se puede tratar de llevar a cabo un proyecto sin haberlo definido previamente racionalmente. Uno puede imaginar posibles malentendidos con personas más pragmáticas como los anglosajones o los japoneses; Carlos Ghosn, el CEO de Renault-Nissan, explica en su libro Citoyen du monde: «Los japoneses no son los campeones de la teoría. Su punto fuerte es comenzar con una observación pragmática, simple, y tratar de construir una solución. No he visto pruebas muy teóricas producidas en Japón.»

El esfuerzo de definición es, por lo tanto, para los franceses, siempre capital y necesario, y cualquier reunión de trabajo con ellos sobre este punto es edificante. Esto no es sorprendente: en Francia, el sistema educativo transmite la idea de que la respuesta a un problema solo se encuentra definiendo sus términos y que, por lo tanto, hay tantas soluciones como definiciones.

Este apego a la teoría es su fortaleza (y tal vez explica la excelencia de los teóricos franceses, desde las matemáticas hasta todas las ciencias sociales); también es a veces su debilidad. Eso es lo que señala un famoso -y viejo- chiste inglés. Un día, un inglés logra mostrar a un francés, pruebas materiales para apoyar, que Dios existe. El francés escucha, permanece en silencio durante un momento y finalmente responde: «De acuerdo, de hecho, Dios existe, ¿pero en teoría?» Por lo tanto, se les reprocha (y los propios franceses se reprochan a sí mismos) por no ser lo suficientemente pragmáticos. Este reproche es a veces excesivo: si todos, bajo la influencia principalmente anglosajona, nos volviéramos pragmáticos, ¿la comprensión del mundo no se vería disminuida? Indudablemente, la diversidad de enfoques nos permite comprender un fenómeno.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged ,

Con los franceses, ¡utilizad vuestra cultura mediterránea!

Conocer y adaptarse a los usos y costumbres de la cultura del otro es primordial si se quiere facilitar la comunicación y evitar numerosos malentendidos. Ya no se calcula el número de contratos que no han sido firmados en base a una incomprensión intercultural de las dos partes -incomprensión ligada a menudo a un pequeño «detalle» que toma, repentinamente, una importancia desmesurada.

Pero no se trata de olvidar nuestras costumbres para «simular» las del otro; hace falta también saber continuar siendo natural y utilizar en el momento oportuno los prejuicios del otro sobre nuestra cultura.

Con respecto a las relaciones humanas, el francés tiene, por ejemplo, un a priori positivo hacia los mediterráneos. Es suficiente que un italiano o un español lo tutee o le toque el brazo durante la conversación para que se sorprenda encantado de su cordialidad y piense: ¡«Caray estos españoles/italianos! ¡qué simpáticos son y cómo todo es tan fácil con ellos! (y olvidará completamente que un compatriota, teniendo la misma actitud, ¡lo habría ofuscado!).

No tengáis miedo, pues, de recurrir a estos medios para acercarse mejor a vuestro interlocutor e instaurar un clima de confianza en el momento de una negociación: fingid olvidar que sabéis el tratamiento de usted obligatorio, haced como en vuestra lengua, tuteadlo; lo que no aceptaría nunca de un compatriota será acogido complacido si sois vosotros. Se trata simplemente de no superar el límite de lo aceptable para vuestro interlocutor. Una atención activa y un poco de intuición os tendrían que permitir conseguirlo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , ,