Saber utilizar las costumbres de su propia cultura

Conocer y adaptarse a los usos y costumbres de la cultura del otro es primordial si se quiere facilitar la comunicación y evitar numerosos malentendidos. Ya no se calcula el número de contratos que no han sido firmados en base a una incomprensión intercultural de las dos partes –incomprensión ligada a menudo a un pequeño «detalle» que toma, repentinamente, una importancia desmesurada.

Pero no se trata de olvidar nuestras costumbres para «simular» las del otro; hace falta también saber continuar siendo natural y utilizar en el momento oportuno los prejuicios del otro sobre nuestra cultura.

Con respecto a las relaciones humanas, el francés tiene, por ejemplo, un a priori positivo hacia los mediterráneos. Es suficiente que un italiano o un español lo tutee o le toque el brazo durante la conversación para que se sorprenda encantado de su cordialidad y piense: ¡«Caray estos españoles/italianos, qué simpáticos son y cómo todo es tan fácil con ellos! ¡(y olvidará completamente que un compatriota, teniendo la misma actitud, lo habría ofuscado!).

No tengáis miedo, pues, de recurrir a estos medios para acercarse mejor a vuestro interlocutor e instaurar un clima de confianza en el momento de una negociación: fingid olvidar que sabéis el tratamiento de usted obligatorio, haced como en vuestra lengua, tuteadlo, pasadle la mano por la espalda; lo que no aceptaría nunca de un compatriota será acogido complacido si sois vosotros. Se trata simplemente de no superar el límite de lo aceptable para vuestro interlocutor. Una atención activa y un poco de intuición os tendrían que permitir conseguirlo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

Cursos de francés para empresas: la importancia del intercultural

No se destaca demasiado la importancia del intercultural en las clases de francés para empresas y, sin embargo, es capital. Se puede definir rápidamente el intercultural como la sensibilización hacia la cultura del otro. Cada uno actúa en función de los códigos de su propia cultura y cada uno piensa inconscientemente que esta manera de hacer es no solamente “normal” sino que es “mejor”.

Esta sensibilización es más importante cuanto más cercanas son o parecen ser las culturas. Esto puede parecer paradójico pero se explica fácilmente.


Si un español va a comerciar con China, automáticamente estará en alerta continua para descifrar y entender la cultura china: cada uno sabe que éstas son culturas radicalmente diferentes. Sin un aprendizaje específico, este desciframiento será, sin duda, difícil para él; al menos, sabrá que es necesario adaptarse a la cultura del otro.

Pero si el mismo español hace negocios con un francés también pensará, automáticamente, como en el caso anterior: “Nuestros países son europeos y, además, somos vecinos y hablamos dos lenguas románicas: deberíamos entendernos fácilmente.” Ahora bien, los nativos de los dos países actúan y piensan de forma distinta en numerosos ámbitos, lo que provoca malentendidos, incomprensiones y explica un buen número de fracasos comerciales. Ahí está porqué es importante estar sensibilizado por la cultura del otro.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

Como saludarse en la empresa quebequesa

Saludar a los compañeros de trabajo estrechándose la mano: ¡en Francia, sí! Pero no en todos los sitios de habla francófona. Si trabajáis o vais de viaje de negocios a Quebec, este saludo no será de rigor. Mejor aun: se evita. Desde luego puede pasar que dos quebequeses se den la mano. Entonces podréis deducir que son amigos cercanos. Sino, el apretón de manos casi siempre contiene una fuerte carga ceremonial.

Esto puede ocurrir para formalizar una transacción. En vuestro primer día en el trabajo o en la firma de un contrato, un apretón de manos sellará el acuerdo definitivo. Esto es igualmente frecuente en el primer encuentro. ¡Atención! ¡Sólo en el primer encuentro! La importancia de esta presentación mutua y oficial obliga, en cierto modo, a los dos interlocutores a esta cortesía ¡y que eso no se convierta después en una costumbre!

En Quebec, estáis en América del Norte, no lo olvidéis. Se toca bastante menos que en los países mediterráneos. Además, el apretón de manos matinal, sistemático y repetitivo, es visto como una pérdida de tiempo. ¿Qué hacer entonces? Haced precisamente lo que hay que evitar en Francia: saludad simplemente de lejos lanzando un “¡Buenos días!”

¡Nada fácil hablar una lengua!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

Cómo saludarse en la empresa francesa

Comenzamos este blog dedicado a las costumbres en la empresa francesa por el principio, es decir: ¡el apretón de manos por la mañana! Antes que nada, a vuestra llegada al trabajo, antes de instalaros en vuestro despacho, de organizar vuestra jornada, de leer vuestros mails, es absolutamente imperativo saludar vuestros compañeros de trabajo. ¡Nada más normal! me diréis, se hace lo mismo en todos los países. Sí y no.

Primero, este saludo matinal no está destinado solamente a vuestros colaboradores más próximos: no es extraño ver una persona pasar de departamento en departamento para estrechar la mano de cada uno y preguntar por las novedades. Algunos extranjeros, algunas veces, están sorprendidos por la “pérdida de tiempo” con estos saludos diarios.

Este saludo se manifiesta en Francia casi exclusivamente por el apretón de manos. No saludéis un compañero haciendo una seña con la mano o peor, sin hacer ningún gesto, lanzar un simple “¡Buenos días Bernard!”: esto estaría mal visto o más bien se interpretaría como una marca de frialdad y de distancia. El apretón de manos es tan obligatorio que un español que trabajó en Francia observó con acierto que si, en el preciso instante en que alguien viene a saludaros, estáis atareados y con las manos ocupadas o sucias, deberíais presentar el codo o el antebrazo. Vuestro interlocutor tomará de forma natural la parte de brazo que le habréis extendido.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,