El peso de la teoría para los franceses

La demostración teórica siempre prevalece para los franceses. Es poco probable que intenten poner en práctica un proyecto que no haya sido conceptualizado a priori. La consecuencia es que les cuesta entender que se puede tratar de llevar a cabo un proyecto sin haberlo definido previamente racionalmente. Uno puede imaginar posibles malentendidos con personas más pragmáticas como los anglosajones o los japoneses; Carlos Ghosn, el CEO de Renault-Nissan, explica en su libro Citoyen du monde: «Los japoneses no son los campeones de la teoría. Su punto fuerte es comenzar con una observación pragmática, simple, y tratar de construir una solución. No he visto pruebas muy teóricas producidas en Japón.»

El esfuerzo de definición es, por lo tanto, para los franceses, siempre capital y necesario, y cualquier reunión de trabajo con ellos sobre este punto es edificante. Esto no es sorprendente: en Francia, el sistema educativo transmite la idea de que la respuesta a un problema solo se encuentra definiendo sus términos y que, por lo tanto, hay tantas soluciones como definiciones.

Este apego a la teoría es su fortaleza (y tal vez explica la excelencia de los teóricos franceses, desde las matemáticas hasta todas las ciencias sociales); también es a veces su debilidad. Eso es lo que señala un famoso -y viejo- chiste inglés. Un día, un inglés logra mostrar a un francés, pruebas materiales para apoyar, que Dios existe. El francés escucha, permanece en silencio durante un momento y finalmente responde: «De acuerdo, de hecho, Dios existe, ¿pero en teoría?» Por lo tanto, se les reprocha (y los propios franceses se reprochan a sí mismos) por no ser lo suficientemente pragmáticos. Este reproche es a veces excesivo: si todos, bajo la influencia principalmente anglosajona, nos volviéramos pragmáticos, ¿la comprensión del mundo no se vería disminuida? Indudablemente, la diversidad de enfoques nos permite comprender un fenómeno.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged ,

Con los franceses, ¡utilizad vuestra cultura mediterránea!

Conocer y adaptarse a los usos y costumbres de la cultura del otro es primordial si se quiere facilitar la comunicación y evitar numerosos malentendidos. Ya no se calcula el número de contratos que no han sido firmados en base a una incomprensión intercultural de las dos partes -incomprensión ligada a menudo a un pequeño «detalle» que toma, repentinamente, una importancia desmesurada.

Pero no se trata de olvidar nuestras costumbres para «simular» las del otro; hace falta también saber continuar siendo natural y utilizar en el momento oportuno los prejuicios del otro sobre nuestra cultura.

Con respecto a las relaciones humanas, el francés tiene, por ejemplo, un a priori positivo hacia los mediterráneos. Es suficiente que un italiano o un español lo tutee o le toque el brazo durante la conversación para que se sorprenda encantado de su cordialidad y piense: ¡«Caray estos españoles/italianos! ¡qué simpáticos son y cómo todo es tan fácil con ellos! (y olvidará completamente que un compatriota, teniendo la misma actitud, ¡lo habría ofuscado!).

No tengáis miedo, pues, de recurrir a estos medios para acercarse mejor a vuestro interlocutor e instaurar un clima de confianza en el momento de una negociación: fingid olvidar que sabéis el tratamiento de usted obligatorio, haced como en vuestra lengua, tuteadlo; lo que no aceptaría nunca de un compatriota será acogido complacido si sois vosotros. Se trata simplemente de no superar el límite de lo aceptable para vuestro interlocutor. Una atención activa y un poco de intuición os tendrían que permitir conseguirlo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , ,

En Francia, se ofrece muguete el primero de mayo

Porque huele bien, se compone de campanitas (las campanas siempre se han asociado con la buena suerte) y era relativamente poco frecuente en el sotobosque, el muguete se ha impuesto poco a poco como la vegetación amuleto.

A finales del siglo XIX, una huelga sacude Chicago proveniente de obreros que reclaman 8 horas de trabajo diario. En memoria de este día de reivindicación, la Segunda Internacional Socialista en París, que se había reunido en honor del centenario de la Revolución Francesa, hizo del primero de mayo un día de lucha mundial para reivindicar la jornada de 8 horas. Este día se dedicará a las reivindicaciones sindicales en los países industrializados. En Francia, el presidente Vincent Auriol hará que sea un día festivo en 1947.

Los obreros estaban acostumbrados de poner en su ojal un triángulo rojo que recordaba la división del trabajo (8 horas de trabajo, 8 horas de sueño y 8 horas de ocio) con motivo del 1 de mayo. En seguida, este triángulo fue sustituido por una eglantina rosa. Estando vinculada la fortuna del muguete al primero de mayo, los trabajadores decidieron en 1907 aprovecharse de ello. A partir de ese momento llevaran el muguete en el ojal.

El 1 de mayo, todo el mundo tiene el derecho de vender unas ramitas de muguete: sólo hay que estar a 40 metros de una floristería.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

Los franceses y sus vacaciones: duración y frecuencia

¡He aquí el verano y la llegada de las vacaciones! ¿Pero, cuándo las hacen los franceses? Durante mucho tiempo, como en España, las empresas cerraban en el mes de agosto: los trabajadores se veían, pues, obligados a irse en esta época. Pero las cosas han cambiado, incluso si algunas PYME continúan cerrando durante una parte del mes de agosto.

Actualmente, los franceses, como los españoles, hacen las vacaciones en julio o en agosto, y cada vez es más frecuente (sobre todo si no tienen niños) que se vayan en junio o septiembre con el fin de beneficiarse de las tarifas reducidas que hay en el sector del turismo.

La duración de las vacaciones tampoco ya no es la misma. Durante mucho tiempo ha sido de cuatro semanas; actualmente, las estancias turísticas estivales de los franceses son menos largas. Más la duración legal de las vacaciones pagadas se ha alargado, más han fraccionado sus vacaciones con el fin de beneficiarse de periodos de permisos dos e incluso tres veces al año. En verano, actualmente, pocos se van un mes completo y la mayoría hace dos o tres semanas.

Por nuestra parte, aunque continuamos trabajando durante el mes de julio, las vacaciones de nuestro blog empiezan hoy. ¡Os deseamos a todos y a todas un excelente verano y esperamos encontraros a principios del mes de septiembre!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia (2)

Seguimos viendo el significado de algunos gestos de los franceses.

La punta de los cinco dedos que se juntan y miran hacia arriba: este gesto acentúa el discurso y muestra que lo que decís es muy importante.

Abriendo la mano con la palma hacia el interlocutor, y moviéndola ligeramente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, estáis rechazando amablemente la propuesta de vuestro interlocutor.

Para decir que alguien está loco, se golpea ligeramente el índice contra la sien (variante: el índice voltea contra la sien).

Las dos manos juntas con los dedos entrelazados y los pulgares girando uno alrededor del otro: estáis diciendo que estáis inactivos, ociosos.

La mano parece tirar algo por encima de la espalda. De esta manera se rechaza hacer un favor a alguien, o una propuesta que nos parece exagerada.

El pulgar y el dedo índice forman un pequeño círculo, los cuatros dedos están abiertos. Es un gesto que se utiliza para valorar especialmente un plato, una receta de cocina.

Finalmente, aquí tenéis un gesto muy vulgar: el brazo se dobla con el puño cerrado y la otra mano golpea con fuerza el antebrazo para colocarse en ella. Es el gesto dicho “bras d’honneur”. Es el equivalente al gesto que el dedo corazón se estira (los otros dedos se doblan) -llamado este dedo un “doigt d’honneur”. Así expresáis vuestra hostilidad; es un insulto.

Podéis completar vuestro aprendizaje de la gestualidad francesa con el humorista Gad Elmaleh (es en inglés):

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan    “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , , , ,

La tradición del “Poisson d’avril” en Francia

El día 1 de abril, es costumbre en Francia preparar algunas bromas a costa de los amigos y miembros de la familia; consisten en hacerles creer alguna noticia falsa y aún mejor: imposible. Los medios de comunicación se pliegan a la tradición y todo el mundo intenta descubrir en los periódicos, la radio o la televisión, la información inventada del día. El 1 de abril es pues nuestro 28 de diciembre.

Cuando vuestra víctima se ha convencido finalmente de la falsa noticia, que habéis ideado especialmente para ella, es el momento de decirle “¡Poisson d’Avril!” para mostrarle así que ha sido demasiado ingenua creyéndoos.

Otra tradición es colgar el dibujo de un pez en la espalda de una persona, por supuesto sin que ella se dé cuenta, y dejar que se pasee el máximo tiempo posible adornada con este apéndice en la espalda.

Desgraciadamente, al igual que el Martes de Carnaval nadie va a trabajar disfrazado, no esperéis celebrar el 1 de abril en el trabajo. Aunque no esté prohibido, y un departamento, bajo la batuta de un colega gracioso, decide celebrar esta costumbre, es poco frecuente.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged ,

Tiempo de descanso en el trabajo en Francia

En España, y más precisamente en Cataluña, la pausa en el trabajo a media mañana es un rito compartido por todo el mundo y del cual es difícil prescindir. Hacia las diez y media o las once, los despachos se vacían y los trabajadores se turnan, a menudo en pequeños grupos de 3-4, para encontrarse en el bar como de costumbre. Allí, toman un pequeño bocadillo o un croissant con una bebida caliente (café, café con leche, etc.). Esta pausa dura más o menos 20 minutos. Es el segundo desayuno del día: el primero, que se reduce a una simple bebida caliente, se toma generalmente en casa.

En Francia, no encontrará nada parecido. Por la misma razón que los franceses acaban relativamente pronto su jornada de trabajo (prefieren concentrar sus esfuerzos sobre un lapso de tiempo más corto, ver nuestro post), los franceses trabajan, en principio, de un tirón hasta la comida. Hay que decir también que esto les es más fácil: dado que su comida tendrá lugar entre el mediodía y las 13h (y no hacia las 14h como los españoles), se arriesgan menos a pasar hambre sin tomar un tentempié! En general, los franceses toman un desayuno consistente en casa, se marchan al trabajo, y esperan la hora del almuerzo para volver a comer.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

En Francia, ¿un compañero de trabajo puede convertirse en amigo?

En Francia se evita, generalmente, mezclar la vida profesional y la vida privada: a menudo son dos mundos muy separados i conoceréis poco la vida privada de un compañero de trabajo. Quedar con sus colaboradores fuera del trabajo no es una costumbre: ni se cena ni se sale juntos, ¡y mucho menos se sale de vacaciones juntos! Como máximo, los franceses pueden tomar una copa saliendo del trabajo, pero es poco frecuente: tan pronto se ha acabado el trabajo, cada uno sólo tiene una idea en la cabeza: ¡irse a su casa!

Igualmente, la pareja no conoce, en principio, a los compañeros de trabajo del otro y, de todas maneras, ¡esto no le interesa para nada! Por otra parte, es la ocasión de deshacer un malentendido recurrente de los hispanohablantes: la palabra “collègue”, en francés, sólo designa a la persona con la cual trabajáis y no a un amigo. Ello no impide evidentemente que un compañero de trabajo se convierta en un amigo (aunque esto sea bastante inusual), pero uno no supone el otro.

Si queréis hacer amistad con un compañero de trabajo francés, esto necesitará tiempo. Invitándolo demasiado pronto a cenar a vuestra casa, corréis el riesgo de ponerlo en una situación incómoda: no sabrá cómo rechazar una invitación que, aun siendo amable, a sus ojos la verá como una invasión.

Quizás encontraréis distantes a los franceses con los que trabajáis pero no os lo toméis como algo personal: ¡es su manera de hacer!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

El apretón de manos por la mañana en Francia

Antes que nada, a vuestra llegada al trabajo, antes de instalaros en vuestro despacho, de organizar vuestra jornada, de leer vuestros mails, es absolutamente imperativo saludar vuestros compañeros de trabajo. ¡Nada más normal! me diréis, se hace lo mismo en todos los países. Sí y no.

El apretón de manos en FranciaPrimero, este saludo matinal no está destinado solamente a vuestros colaboradores más próximos: no es extraño ver una persona pasar de departamento en departamento para estrechar la mano de cada uno y preguntar por las novedades. Algunos extranjeros, algunas veces, están sorprendidos por la “pérdida de tiempo” con estos saludos diarios.

Este saludo se manifiesta en Francia casi exclusivamente por el apretón de manos. No saludéis un compañero haciendo una seña con la mano o peor, sin hacer ningún gesto, lanzar un simple “¡Buenos días Bernard!”: esto estaría mal visto o más bien se interpretaría como una marca de frialdad y de distancia. El apretón de manos es tan obligatorio que un español que trabajó en Francia observó con acierto que si, en el preciso instante en que alguien viene a saludaros, estáis atareados y con las manos ocupadas o sucias, deberíais presentar el codo o el antebrazo. Vuestro interlocutor tomará de forma natural la parte de brazo que le habréis extendido.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , ,