La locución francesa « On va pas se mentir »

En todas las épocas, ciertas expresiones se convierten de repente en verdaderos tics del lenguaje. Su uso constante por una gran parte de la población exaspera a quienes se resisten a ellas y las ven como fórmulas huecas y sin sentido. Este ha sido el caso, durante los últimos diez años más o menos, de « On va pas se mentir » es decir: “No nos vamos a engañar a nosotros mismos” (la variante « Il faut pas se mentir » también existe); la expresión era incluso el nombre de un programa de televisión entre 2012 y 2016.

Primero notareis la ausencia de la primera negación « ne » (« On ne va pas se mentir »), que es una clara indicación del origen oral de la expresión. ¿Qué significa esto? Anuncia que el orador se niega no sólo a mentir sino a dejarse engañar por las apariencias: expondrá los hechos tal como son. Por lo tanto, es una forma de mostrar que uno es franco e inteligente. Siendo una expresión gratificante para el orador que la utiliza, « On va pas se mentir » es lógicamente popular entre la población.

El problema es que la expresión se usa muy a menudo para pronunciar banalidades… Por ejemplo, un artículo sobre la calidad de los productos cosméticos se titula « On va pas se mentir… l’industrie nous ment ! » (“No nos vamos a engañar a nosotros mismos… la industria nos engaña!”), que, admitámoslo, no es un gran descubrimiento. A diario, oirás frases como:

On va pas se mentir, je ne suis plus tout jeune (No nos vamos a engañar, ya no soy joven).

On va pas se mentir, je suis vraiment fatiguée (No nos vamos a engañar, estoy muy cansada).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

El uso de la palabra juste en francés

 

La palabra juste es, ante todo, un adjetivo que significa «que está de acuerdo con la justicia, con la equidad» :

Donner plus à l’un qu’à l’autre n’est pas juste.

También expresa una idea de justicia, en el sentido de que una cosa es perfectamente adecuada, que se adapta bien:

Parfois, trouver le mot juste est difficile.

Paradójicamente, también se refiere a una idea de insuficiencia, es decir, algo que no conviene:

Ce vêtement est trop juste = ce vêtement est trop petit.

 

 

Pero la palabra juste también es un adverbio: es sinónimo de «con exactitud» o « exactamente»:

Il a deviné juste.

Il est midi juste.

Finalmente, es sinónimo de «solo»:

Je voudrais acheter juste trois exemplaires.

Tened en cuenta que en este último ejemplo, la restricción está en el número de ejemplares: yo quisiera comprar solamente tres ejemplares, no cuatro o cinco.

Sin embargo, desde hace muchos años, el uso de la palabra juste, bajo la influencia del inglés, se ha modificado, especialmente cuando el tiempo verbal está compuesto o se organiza en torno a un semi-auxiliar (querer, poder, deber, etc.). Así, en:

Je voudrais juste acheter trois exemplaires.

la restricción ya no afecta al complemento sino a la acción del verbo: Solo quisiera comprar tres ejemplares, no quiero nada más, solo comprar (porque no quiero molestarte, porque no me interesa alquilarlos, etc. poco importa el motivo). El paralelo con el inglés « I just want to buy three copies» es evidente. El hecho es que este uso es un anglicismo que irrita a algunos franceses: sin embargo, será necesario que se acostumbren a él porque este uso bien arraigado en la lengua n’est pas juste une mode !

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

En Francia, ¿cómo agradecer un servicio?

La propina es una suma de dinero que se paga a una persona en agradecimiento de un servicio o la calidad del mismo: en un principio, como la palabra misma indica perfectamente, era una bebida que se ofrecía en agradecimiento por un servicio prestado o el dinero para pagar esta bebida. En muchos países, esta práctica se traduce con la misma expresión: en Alemania, pourboire se dice trinkgeld, literalmente, “dinero para beber”, como la palabra portuguesa gorjeta . En general, hemos olvidado que en español la propina proviene de una antigua costumbre que consistía en beber medio vaso después de haber brindado a la salud de alguien y luego ofrecerle el final del vaso.

Pero en los restaurantes franceses, desde hace tiempo, los precios incluyen impuestos y servicios (alrededor del 15 % del precio total). Es por eso que los franceses en general no dejan propina o muy poca. Si usted viaja a Francia, no se sienta molesto por no dejar nada –obviamente, si usted está muy satisfecho con el servicio, no hay nada que se oponga a ello. Sin embargo, en algunas situaciones, aún es costumbre dejar una propina. En el teatro, a veces un tablón indica claramente que la empleada está remunerada con las propinas (de lo contrario, no deis nada: la empleada está asalariada). Siempre se puede redondear hasta el euro superior en los taxis y con los repartidores.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

Una tradición francesa en Navidad: el aguinaldo

Si os encontráis en Francia durante el mes de diciembre, no os sorprendáis al ver al cartero o a un bombero vestido de uniforme llamar a vuestra puerta. En esta época del año, se acostumbra a dar el aguinaldo a algunas profesiones que trabajan para la comunidad. Basureros, carteros y bomberos van de casa en casa para ofrecer calendarios para el próximo año. Estos calendarios rápidamente son olvidados en un cajón o detrás de una puerta, de tan horribles y cursis que son: fotos de gatitos en fondo rosa, retrato del suboficial de los bomberos delante de la caserna, etc.

Si bien cada uno es libre de comprar o no el calendario propuesto, la mayoría de la gente se doblega ante la tradición. Se trata de una forma, para estos empleados poco remunerados, de tener un complemento al sueldo para el final del año. En cuanto a los conserjes, los propietarios les suelen dejar un sobre en el que han dejado un talón o algunos billetes.

La pregunta que atormenta a muchos franceses en esta época es: ¿cuánto dar? El precio de compra del calendario es, en efecto, a discreción de cada uno. La respuesta es simple: de acuerdo con vuestros medios económicos.

Todos los oficios que trabajan para la comunidad no se benefician de esta tradición. Hace algunos años, un canal de televisión había organizado, con cámara oculta, la venta a domicilio, por parte de policías uniformados, de calendarios: ¡en general, no fueron bien recibidos por la población!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,

¿Qué es un «cadre d’entreprise» en francés?

A menudo es difícil para los estudiantes de francés como lengua extranjera entender exactamente qué es un cadre d’entreprise. Primero, porque este concepto no abarca la definición del ejecutivo español. En segundo lugar, porque hay que admitir que no está muy claro o al menos se refiere a realidades diferentes según el punto de vista propuesto.

Recordemos que la palabra cadre, que proviene del italiano quadro (es decir, cuadrado), es un marco que rodea un cuadro, una foto, etc. Se podría deducir a priori que un cadre d’entreprise es una persona que encuadra, es decir, que dirige un grupo de trabajadores. Sin embargo, esto no es del todo exacto: un cadre puede muy bien no tener empleados subalternos (un ingeniero, por ejemplo) y un asalariado a veces dirige un equipo de trabajadores… Para la población, un cadre es más bien un trabajador con responsabilidades importantes dentro de la empresa.

Quizás sea más justo decir que un cadre d’entreprise es un trabajador con un estatus reconocido en los convenios colectivos. Es la empresa la que reconoce al empleado este estatus. Este último está asociado en particular a un régimen de pensión complementaria específica y tiene ventajas para la cobertura social y en caso de despido.

La carga simbólica de la función de cadre sigue siendo muy importante: para el trabajador, el estatus representa, de hecho, un rango en la jerarquía de la empresa y convertirse en cadre por promoción interna siempre se vive como un rito de paso.

Finalmente, para ser exhaustivo, queda por decir que hay una jerarquía entre los cadres: distinguimos los cadres moyens (o intermédiaires) y los cadres supérieurs (o dirigeants).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , ,

Cómo los franceses expresan su satisfacción

Ya hemos visto que los franceses a menudo prefieren expresarse mediante la negación: dicen quizás más a menudo « Il ne fait pas chaud » («No hace calor») que « Il fait froid » («Hace frío»). A veces se llega a ciertas frases un poco sorprendentes: algo frecuente y habitual se convierte en algo que « n’est pas rare » («no es inusual»); en lugar de decir simplemente: « C’est vrai ! »  («¡Es verdad!»), muchos franceses prefieren decir « C’est pas faux ! » («¡No es falso!»); y cuando algo es objeto de consenso, se dice que ello « ne suscite guère de polémique» («no suscita apenas controversia!»)!

Sin embargo, esta forma de expresarse también puede herir al interlocutor cuando traduce una evaluación o un sentimiento. Responder « Pourquoi pas ? » («¿Por qué no?») a una propuesta no parece mostrar gran entusiasmo; sin embargo, es la forma más habitual de responder

Pero, ¿qué decir del « C’est pas mal ! » («¡No está mal!»), utilizado a diestro y siniestro? Pues bien, ¡es la forma francesa más frecuente de evaluar positivamente y expresar su satisfacción! Un cliente que responde « C’est pas mal ! » parece poco o nada satisfecho: en realidad ¡a menudo no hay ningún problema! (de hecho, dependerá mucho de la prosodia utilizada y, en particular, de la entonación).

Entonces, ¿por qué evaluarlo así? Los franceses parecen tener en mente que existe una perfección a partir de la cual miden cada cosa: y ésta, por definición, se encuentra alejada de esta perfección. Es un poco como la historia del vaso medio lleno: ¡los franceses parecen siempre ver un vaso medio vacío !

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

El tuteo en el trabajo

Durante mucho tiempo reservado a la esfera familiar o íntima (ver nuestro post), el «tú» se democratiza, incluso en el trabajo. Por tanto, el tuteo ya no se considera una grosería (antes, tutear a una persona imprudentemente te exponía a la réplica fulminante: « On n’a pas élevé les cochons ensemble ! », es decir: «¡No hemos criado a los cerdos juntos!»).

En algunas empresas, el sociólogo Baptiste Coulmont habla incluso de «cultura del tuteo», ya que esta generalización, lejos de ser una opción, se convierte poco a poco en el modo habitual de comunicación.

¿Cuáles son las razones de esta tendencia? La voluntad de difuminar las diferencias jerárquicas parece la principal. El uso del «tú» da también una imagen más moderna y relajada de la empresa: parece que las start-up han adoptado el futbolín y el tenis de mesa al mismo tiempo que el tuteo!

Ciertamente, algunos sectores, en particular la administración pública, presentan signos de resistencia a la emergencia del «tú». Pero, sobre todo, como explica Alex Alber de la Universidad de Tours, «se trata, ante todo, de una práctica de hombres y ejecutivos del sector privado. Sólo una de cada diez mujeres tutea a su jefe. Sin embargo, este es el caso de siete de cada diez hombres». Lejos de indicar realmente alguna proximidad, el tuteo parece ser más bien un sutil marcador social. Un(a) empleado(a) preferirá, en principio, tratar de usted a su superior. La generalización del «tú» no es, por tanto, tan sistemática como parece…

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , , , ,

Clases de francés en empresas

Hasta la crisis de 2007-2008, las pymes españolas y particularmente las catalanas, a menudo han descuidado o incluso ignorado a sus vecinos del Norte y del Sur. Pero, cuando se desplomó repentinamente el mercado interno, buscaron nuevos mercados para exportar lo que ya no podían vender en España.

Luego, lógicamente, redescubrieron a su vecino del Norte, Francia, que a menudo representaba un gran mercado. El problema al que se enfrentaron de inmediato fue que sus empleados a menudo no hablaban francés: durante años, las empresas habían favorecido la formación en inglés para sus empleados. Sabemos que, si el conocimiento del inglés es necesario, hoy ya no es suficiente. Hablando comercialmente, es y siempre será mucho más fácil vender un producto en el idioma del cliente.

A principios de la década del 2010, algunas pymes comenzaron pues a ofrecer cursos de francés a sus empleados, principalmente a sus comerciales. Habiendo adquirido éstos, los conceptos básicos del idioma y comenzando a prospectar en Francia, estas compañías rápidamente se dieron cuenta de que era relativamente fácil hacer negocios con empresas francesas por dos razones:

  1. A pesar de los prejuicios frecuentemente generalizados, una empresa francesa no tiene ninguna sospecha ni menosprecio por la calidad española de un producto o de un servicio.
  2. Una empresa francesa satisfecha con su proveedor, generalmente busca establecer con él una verdadera relación de confianza, es decir, que nunca competirá sistemáticamente con todos sus competidores para cada nueva oferta.

Nuestros cursos de francés han sido extraordinariamente positivos para todos nuestros clientes. A veces los resultados han sido espectaculares. Empezamos a formar a los colaboradores de Bundó Display en 2013. En ese momento, el 10% de la cifra de negocios de la empresa se exportaba a Francia. ¡Seis años después, ese porcentaje supera el 50% !

¡Nuestros cursos de francés en empresas te permiten exportar mejor en Francia!

Tagged , , ,

La organización de las vacaciones pagadas en Francia

Después de 1982, la duración de las vacaciones es de cinco semanas. La organización material de estas vacaciones intenta conciliar la prerrogativa patronal de organización del trabajo con el derecho al descanso del asalariado.

El empresario debe establecer un sistema de vacaciones determinado, bien sea por el convenio colectivo aplicable o bien unilateralmente, previa consulta con los delegados del personal y/o del comité de empresa. A menos que la empresa no cierre durante las vacaciones, pertenece al empresario fijar el orden de salidas, previa consulta con el personal o sus delegados, teniendo en cuenta la situación de familia de los beneficiarios y de la duración de sus servicios en la empresa.

Si el trabajador no puede decidir sus días de vacaciones, debe tener por lo menos doce días consecutivos de vacaciones y un máximo de 24 días durante el periodo legal (desde el 1 de mayo al 31 de octubre) o el periodo de substitución (periodo legal modificado por un convenio colectivo). La 5ª semana o las otras vacaciones suplementarias, por ejemplo aquellas que compensando la reducción del tiempo de trabajo deben tomarse fuera de este período.

El asalariado no puede aplazar las vacaciones al año siguiente o pedir al empresario de pagárselas bajo la forma de indemnización. Por consiguiente, el trabajador que no ha hecho todos sus días de vacaciones durante el periodo correspondiente las pierde, a menos que sea el empresario que ha impedido que las hiciera.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , , ,

El enfoque teórico de los franceses

La demostración teórica siempre prevalece para los franceses. Es poco probable que intenten poner en práctica un proyecto que no haya sido conceptualizado a priori. La consecuencia es que les cuesta entender que se puede tratar de llevar a cabo un proyecto sin haberlo definido previamente racionalmente. Uno puede imaginar posibles malentendidos con personas más pragmáticas como los anglosajones o los japoneses; Carlos Ghosn, el CEO de Renault-Nissan, explica en su libro Citoyen du monde: «Los japoneses no son los campeones de la teoría. Su punto fuerte es comenzar con una observación pragmática, simple, y tratar de construir una solución. No he visto pruebas muy teóricas producidas en Japón.»

El esfuerzo de definición es, por lo tanto, para los franceses, siempre capital y necesario, y cualquier reunión de trabajo con ellos sobre este punto es edificante. Esto no es sorprendente: en Francia, el sistema educativo transmite la idea de que la respuesta a un problema solo se encuentra definiendo sus términos y que, por lo tanto, hay tantas soluciones como definiciones.

Este apego a la teoría es su fortaleza (y tal vez explica la excelencia de los teóricos franceses, desde las matemáticas hasta todas las ciencias sociales); también es a veces su debilidad. Eso es lo que señala un famoso -y viejo- chiste inglés. Un día, un inglés logra mostrar a un francés, pruebas materiales para apoyar, que Dios existe. El francés escucha, permanece en silencio durante un momento y finalmente responde: «De acuerdo, de hecho, Dios existe, ¿pero en teoría?» Por lo tanto, se les reprocha (y los propios franceses se reprochan a sí mismos) por no ser lo suficientemente pragmáticos. Este reproche es a veces excesivo: si todos, bajo la influencia principalmente anglosajona, nos volviéramos pragmáticos, ¿la comprensión del mundo no se vería disminuida? Indudablemente, la diversidad de enfoques nos permite comprender un fenómeno.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged ,