Cursos de francés para empresas

En el momento de la crisis de 2007-2008, no sólo las pymes españolas y especialmente las catalanas redescubrieron el mercado francés, sino que a veces descubrieron el potencial del mercado inmediatamente en su puerta sur: el norte de África. Es verdad que estos mercados pueden ser inestables o complicados, pero algunos ofrecen posibilidades reales de desarrollo, en particular el mercado marroquí. A medio plazo, estos países son ellos mismos la puerta de entrada a mercados aún más prometedores: los del África subsahariana.

Sin embargo, nuevamente, estas pymes españolas se dieron cuenta de que la lengua de intercambio que debían dominar era el francés: en el Magreb muy pocos interlocutores hablan inglés, casi todos los países de África occidental y central son francófonos. En resumen, una empresa española que busca proyectarse al exterior, ya sea al norte o al sur, ¡se encuentra con la necesidad de hablar francés!

En España, muy pocas empresas han entendido que la posición geográfica de su país era una ventaja increíble: cabeza de puente de Europa, es el lugar de paso obligado de todos los intercambios entre el continente africano y la Unión Europea. En estas condiciones, dominar bien el francés no es solo una posibilidad, es una obligación.

Finalmente, las empresas españolas tienen una ventaja sobre sus competidores franceses ya establecidos en el continente africano durante mucho tiempo: las heridas de la descolonización a veces no están completamente cerradas y uno puede imaginar que una empresa africana, por razones históricas y culturales, puede a veces preferir hacer negocios con una empresa española.

¡Nuestros cursos de francés en empresas te permiten exportar mejor en África!

Tagged , ,

Clases de francés en empresas

Hasta la crisis de 2007-2008, las pymes españolas y particularmente las catalanas, a menudo han descuidado o incluso ignorado a sus vecinos del Norte y del Sur. Pero, cuando se desplomó repentinamente el mercado interno, buscaron nuevos mercados para exportar lo que ya no podían vender en España.

Luego, lógicamente, redescubrieron a su vecino del Norte, Francia, que a menudo representaba un gran mercado. El problema al que se enfrentaron de inmediato fue que sus empleados a menudo no hablaban francés: durante años, las empresas habían favorecido la formación en inglés para sus empleados. Sabemos que, si el conocimiento del inglés es necesario, hoy ya no es suficiente. Hablando comercialmente, es y siempre será mucho más fácil vender un producto en el idioma del cliente.

A principios de la década del 2010, algunas pymes comenzaron pues a ofrecer cursos de francés a sus empleados, principalmente a sus comerciales. Habiendo adquirido éstos, los conceptos básicos del idioma y comenzando a prospectar en Francia, estas compañías rápidamente se dieron cuenta de que era relativamente fácil hacer negocios con empresas francesas por dos razones:

  1. A pesar de los prejuicios frecuentemente generalizados, una empresa francesa no tiene ninguna sospecha ni menosprecio por la calidad española de un producto o de un servicio.
  2. Una empresa francesa satisfecha con su proveedor, generalmente busca establecer con él una verdadera relación de confianza, es decir, que nunca competirá sistemáticamente con todos sus competidores para cada nueva oferta.

Nuestros cursos de francés han sido extraordinariamente positivos para todos nuestros clientes. A veces los resultados han sido espectaculares. Empezamos a formar a los colaboradores de Bundó Display en 2013. En ese momento, el 10% de la cifra de negocios de la empresa se exportaba a Francia. ¡Seis años después, ese porcentaje supera el 50% !

¡Nuestros cursos de francés en empresas te permiten exportar mejor en Francia!

Tagged , , ,