La muerte no extingue el derecho a las vacaciones pagadas

 En 2011, en Alemania, una viuda pidió a la empresa donde trabajaba su marido una indemnización correspondiente a los 140 días de vacaciones que éste no pudo hacer antes de morir, debido a una grave enfermedad.

Habiéndola rechazado la empresa, ella acudió a los tribunales, los cuales la desestimaron. Entonces ella apeló: la Landsarbeitsgericht de Hamm (Tribunal de Apelación Laboral en Alemania) preguntó antes del juicio al Tribunal de Justicia de la Unión Europea: ¿cómo hay que interpretar el artículo 7 de la directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, «relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo»?

En su sentencia de 12 de junio de 2014, el Tribunal respondió que se debe pagar la indemnización, incluso si la persona interesada no realizó previamente una petición. Los magistrados de Luxemburgo recuerdan que «el derecho a las vacaciones anuales retribuidas es un principio del derecho social de la Unión de especial importancia, el cual no podrá ser derogado»; este derecho a vacaciones pagadas, así como «el derecho a la obtención de un pago»  correspondiente a este título, «constituyen los dos aspectos de una única ley».

Si la obligación de pagar vacaciones anuales se interrumpiera con el final de la relación laboral por causa de muerte del trabajador, esto daría lugar a la retroactividad de la pérdida total del derecho a las vacaciones anuales pagadas en sí, como se consagra en el artículo 7. En Europa, el derecho a vacaciones pagadas no puede pues «extinguirse debido a la muerte del trabajador».

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged ,

Validación de los períodos de prácticas

La cuestión de las prácticas en empresas a menudo es delicada y genera muchas preguntas y problemas. Os invitamos a leer nuestros artículos anteriores sobre el tema.

Prácticas en FranciaPara los períodos de prácticas de más de dos meses, la ley obliga, desde el 2009, a los empresarios a pagar una compensación de al menos 436 euros mensuales. Pero como la compensación por las prácticas no supera este «mínimo legal» por una jornada completa, no hay cotización a la Seguridad Social, ni para la empresa ni para el estudiante en prácticas. Con lo cual, el joven no adquiere ningún derecho para su jubilación. Para remediar en parte esta situación, la reforma de las pensiones de 20 de enero de 2014 establece que los jóvenes a partir de esa fecha pueden validar sus períodos de prácticas, dentro del límite de dos trimestres. Para ello deberán abonar una cuota totalmente a su cargo (la empresa no paga nada).

El Gobierno indicó que para validar estos dos trimestres el aprendiz debería pagar unos 300 euros que podría mensualizar en uno o dos años. El problema es que, hasta la fecha, el decreto que tenía que especificar el baremo todavía no se ha publicado…

Esta operación no es, de todos modos, muy interesante. Reembolsar trimestres al inicio de su carrera es una apuesta arriesgada, porque las reglas tienen muchas posibilidades de cambiar en el futuro, lo que podría convertir esta operación en inútil.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Tagged , , ,